Desde Suiza a Atenas, la fiebre del pádel traspasa fronteras

NOTICIAS

1983 kilómetros separaban a Jose Manuel Blanquez de Atenas. Desde que se mudó a Suiza no ha parado de crecer como jugador de pádel. Su perseverancia en este deporte le llevó a coronarse hace dos años en el International Padel Experience que se jugó en Padua (Italia) y hasta ahora no se ha perdido ningún torneo celebrado en Suiza. Pero este año era especial, era diferente. El Athens Open prometía hacer historia, y por qué no disfrutar del que hasta ahora ha sido el IPE más internacional de la temporada. Desde España, Grecia, Suiza, Francia, Portugal, Uruguay e Iraq, llegaron más de setenta parejas.

Una llamada de Mario Barceló, campeón del torneo por la categoría A masculina y profesor del club, llevó a Jose Manuel a tierras helenas junto a su pareja Albert Lorca. Cuatro días de intensos partidos que describen la increíble experiencia que ha vivido el jugador.

El mal tiempo no pudo con el pádel y a diario el ambiente era inmejorable. Jose Manuel asegura que "era increíble que durante todos los días hubiese más de 60 personas".

Este torneo ha demostrado que el pádel traspasa fronteras. No importa la distancia sino el objetivo que quieres conseguir. Jose Manuel, que no podrá disputar el próximo IPE en Basel, pone la vista en Turín y promete no fallar a la cita.

Aunque no ha ganado en tierras griegas, la experiencia y la aceptación han hecho que el almeriense acabe con un gran sabor de boca al saber que esto es el principio y que cada día que pasa el pádel se está convirtiendo en un fenómeno global.

Ahora toca seguir haciendo historia, y que mejor manera que debutar en el Estrella Damm Alicante Open. Esta vez lo hará junto a su inseparable compañero Ibrahim Fetov que se convierte en el primer jugador suizo de la historia del World Padel Tour.

El Forty Love Sports Club cerró un fin de semana histórico y demostró que este deporte conquista regiones allá por donde pasa.