SEDE 2017: BERLÍN, FUSIÓN DE CULTURAS

NOTICIAS
El International Padel Experience by Madison 2017 finalizaba el pasado mes de noviembre después de recorrer 14 países de Europa, África y América.

Un gran número de sedes que nos han dado la oportunidad de descubrir otros paisajes y culturas con el pádel como canal de transmisión y nexo de unión entre jugadores procedentes de un sinfín de puntos del mundo.

En la temporada del 2017 la primera ciudad en enamorarnos fue Berlín. El único circuito internacional de pádel amateur visitaba la capital alemana del 21 al 23 de abril y descubría una ciudad única, una mezcla de tradición y modernidad que refleja en una fusión perfecta la historia de la ciudad.

Son muchos los monumentos y construcciones indispensables para quienes visitan la ciudad, en muchos casos referenciados por los acontecimientos históricos que en ellos se vivieron que hacen de ellos lugares aún más especiales e indispensables.

Hablar de Berlín es hablar de la puerta de Brandenburgo, de su Catedral y su Parlamento, de su modernidad, de sus plazas, mercados y museos... pero también es hablar del muro y los campos de concentración de la época nazi, perfectamente conservados como recuerdo de lo que no debe repetirse en la historia.

Construido en 1961, el muro de Berlín fue uno de los mayores símbolos de la Guerra Fría y una muestra física de la división que vivió el mundo y en especial Alemania. Pese a su caída en el año 1989, todavía se conservan partes en pie con los que el visitante puede imaginar lo que fue esa construcción de más de 144km de longitud que durante años separó familias y vecinos.

La Puerta de Brandenburgo es otro de los símbolos berlineses marcados a fuego en el imaginario colectivo, antigua puerta de entrada a la ciudad es un símbolo del triunfo de la paz sobre las armas y la imagen más representativa en todas las fotografías de la ciudad.

A pocos metros de la Puerta de Brandenburgo, aunque separados por el muro durante 29 años, se encuentra el Parlamento Alemán. Esta construcción, datada del año 1894 se trata de un edificio histórico coronado por una espectacular cúpula moderna que, aunque no ofrece las mejores vistas de la ciudad, acoge en su interior una importante exposición de fotografías antiguas que describen la historia del edificio a través de los momentos de mayor relevancia.

Aunque con una cúpula algo menos moderna, la Catedral de Berlín, sin embargo, si ofrece unas impresionantes vistas de la ciudad. Comenzada a construir el mismo año que finalizó la obra del Parlamento, el edificio religioso más representativo de la ciudad se ubica junto al espacio de lo que fue el Palacio Imperial. Pese a que fue arrasado durante la II Guerra Mundial, en 1975 comenzaba una reconstrucción que se prolongaría hasta el año 2002.

270 peldaños separan el templo de su cúpula. Las imágenes que ofrece de la ciudad, sin embargo, convertirán la subida en una mera anécdota.

Son muchas las razones por las que visitar Berlín y a ellas, durante tres días, se sumaba la visita del International Pádel Experience by Madison, que con el Berlin Open ponía la primera piedra de un circuito que se construía sede a sede con determinación y fuerza.