España, impulsora del pádel en Europa

NOTICIAS

Fue en 1969 cuando mexicano Enrique Corcuera creó la primera pista de pádel. Corcuera que vivía en Acapulco construyó paredes en los fondos y laterales con el objetivo de que la vegetación no invadiera la pista. En esa época lo llamaron paddle-Tenis. Años más tarde, su amigo Alfonso de Hohenlohe le visitó y mostró su entusiasmo y admiración por esta práctica recién creada.

Lo que hizo fue trae esa idea a España, una vez pulidos varios detalles, y construir las dos primeras pistas en Marbella.

Un éxito que no tardó en llegar. El pádel comenzó a extenderse por todo el país. Figuras destacadas como Manolo Santana mostraron su atracción por este deporte.

En 1975, es un amigo de Alfonso de Hohenlohe el que decide llevar el pádel a Argentina. Allí se produce su boom. En poco tiempo se convierte en el segundo deporte más practicado del país.

En el caso de España, Andalucía, Madrid, Barcelona, País Vasco, Galicia, etc empiezan a acoger de buena gana el deporte de pala. De hecho, a día de hoy, es muy complicado hacer un cálculo del número de pistas que puede haber en el País.

Uno de los hitos fue la creación de la Federación Internacional de Pádel en Madrid con Julio Alegría, español, como presidente. El 1993 el pádel ya es un deporte conocido y el Consejo Superior de Deportes lo reconoce como modalidad deportiva. A partir de ahí, el pádel tiene sus fieles seguidores en Brasil, Chile, Uruguay… Asimismo, países europeos como Suecia, Francia, República Checa, etc han ido introduciendo esta modalidad e incluso han creado federaciones propias. España, en esta situación, es sin duda la impulsora del pádel en Europa.